domingo, 5 de diciembre de 2010

Tarde Existencialista


En el letargo invernal

el ladrido del perro en el umbral

nos recuerda que aún estamos vivos

1 comentario:

Ayelen Evangelina Ponce Cativa dijo...

hasta el mas insignificante
buena toma !